Etiquetas

, , ,

Ciertamente era una casa muy grande. Empezó a rodearla, mirando a las ventanas para ver si veía a alguien cuando se encontró con un camino de losas rojas que llevaba a una calle que estaba del otro lado. Por eso es que desde su casa el Castillito parecía puesto con la mano, porque la entrada estaba, sencillamente, del otro lado. De pronto, sintió un sonido de tijeras y descubrió a un jardinero que podaba un arbolito. Antes que tuviese tiempo de preguntarle cómo se las arreglaba para mantener toda la hierba que llegaba hasta su casa tan bien podada que esta nunca crecía, el hombre la vio, le sonrió, y le preguntó:

¡Hola, nena! ¿Estás perdida? ¿Buscas a Abel y Tomás? Ellos no están.
¡Así que Abel y Tomás! –pensó Ana, pero no quiso revelar que ella sabía muy bien que ellos no se llamaban así, porque si alguien lo sabe todo, son las abuelas. Y decidió continuar la conversación como si nada.
¿Sabe Ud cuándo regresan ellos? – preguntó en cambio.
Regresan hoy mismo, pero tarde. Fueron a buscar a su abuelita que llega hoy a la estación de tren. Iban muy contentos porque hace dos años que no la ven. – respondió el jardinero.

Esta vez no había balance ni puré, pero Ana abrió los ojos y la boca de felicidad, inesperadamante toda su preocupación se había resuelto y de la mejor manera posible.

Gracias – dijo amablemente y regresó, esta vez en sentido contrario, de donde el campo acaba a donde empieza la ciudad.

Esa tarde, cuando su abuela le daba la comida y le hacía un cuento que volvería a quedar inconcluso para el puré del día siguiente, Ana sabía que en el Castillito una abuela gigante al mismo tiempo le contaba a sus nietos otras historias, les explicaba qué estaba mal y qué estaba bien, dormía con ellos en su cuarto y ellos no tendrían que salir a buscar metales o robar comida para llenarse bien porque no es lo mismo comer solo que con abuelita. Y en ese sublime instante en que le daban la papa, fue una niña con esa inmensa felicidad, secreta y compartida, que recordará ya para siempre, aún cuando sea mayor y esté muy lejos.

Anuncios