Etiquetas

, ,

Tenía otras ideas para primer post de 2012, pero se me ocurrió hacer un resumen personal que no tenía la intención de hacerse “posteable”, pero al final me parece un interesante comienzo. Ante todo, reitero mis más sinceras felicitaciones a los que ya me leen desde el 2011, tanto a aquellos que comentan como a aquellos que prefieren no opinar. Si el 2011 fue bueno para ustedes, que el 2012 sea mejor aún. ¡Feliz 2012 a todos!
Volvamos al tema. El día 31 de diciembre empecé a hacer un listado de las cosas buenas que me han pasado este año. Aquí tuve que hacer dos distinciones fundamentales. Había cosas buenas que le han pasado a otros y eso estaba marcado como bueno para mí aunque exactamente no me hayan pasado a mí. Y hay cosas buenas que no me pasaron exactamente, sino que estaban ya y se han mantenido. O sea, no fueron buenas novedades. Al mencionarlas no establezco un orden de importancia, creo que la relevancia ha sido diversa en cada caso y a veces es complicado jerarquizarlas. Así que dejémoslo en mención. Quizás me falte algo, como sea, empezamos:

Cosas buenas que me pasaron en el 2011

En junio de 2012 llegó a mi casa un canadiense de nombre Robert. Es profesor de un colegio que forma Trabajadores Sociales en Toronto, Canadá. Estaba en Cuba con 20 alumnos de diversas edades, orígenes, razas y sexos, un reflejo de la sociedad canadiense. Estaba alojado muy cerca da mi casa y llegó buscando algo de beber. En mi casa hay un modesto puesto de venta de alimentos que lo lleva mi mamá y que en esa época tenía varios jugos de frutas naturales. Casualmente, yo llegué a mi casa en ese momento, conversamos algo y nos prometió hacernos otra visita. De hecho, vino dos veces más en ese mes, por la noche. Nosotros no podíamos acceder a dónde él estaba, así que tenía que trasladarse a nuestra casa. Lo acompañaba siempre su asistente que era una estudiante colombiana que se graduaba ese año. Una noche vino con una guitarra y tocó para nosotros algunos blues, acompañándose él mismo con una armónica. Lo hace excelentemente. Fue algo que disfrutamos mucho. Nos dijo que le dice en broma a sus alumnos que no se sabe ninguna canción que tenga menos de 100 años. Antes de irse, me regaló su bicicleta, la cual en una ciudad como la mía, que no es muy grande ni tiene grandes elevaciones resulta muy funcional. En ella voy y vengo al trabajo cada día, llevo a mi sobrina a la escuela por la mañana y hago cualquier otra cosa que se necesite en la casa. Me es muy útil y se lo he hecho saber varias veces, pues lo que para él es un medio simplemente de esparcimiento se convierte en Cuba en un medio de transporte muy utilizado y al que yo no puedo tener acceso porque son muy caras, aparte que no tienen la calidad de esta que él me dejó. Luego de esta visita Bob estuvo dos veces más en Cuba y volvió a llegar hasta nosotros. Nos ratificó que viene nuevamente este 2012 con otro grupo de canadienses, prefiere traerlos a Santa Clara antes que a La Habana.

Este año estuvo en Cuba el primo hermano de mi mamá que salió de acá en 1958 y nunca había regresado. Es un señor de más de 80 años que vive en una ciudad del oeste de la Florida, en los Estados Unidos. Vino solo. El resto de la familia de mi mamá nos hizo no muy buenas referencias de él pero realmente no teníamos otra alternativa, pues dijo que venía a pasarse 15 días y en nuestra casa. Como siempre, nos dispusimos a recibirlo de la mejor manera, invertimos para que no tuviese que comprar nada y esperamos el golpe que no había manera de quitarnos de encima. Afortunadamente, no fue así. Raymond resultó ser todo un personaje. Su nombre es Ramón pero se llama a sí mismo Raymond. Nos estuvimos riendo con él desde que llegó hasta que se fue. Fue un visitante muy adaptable, teniendo en cuenta su edad, los años que no venía y el hecho de que no conocía a nadie, pues cuando se fue mi mamá era una niña. Sus agradecimientos en cartas escritas por una persona con mínimo nivel académico son reiterados y dice que si su salud lo acompaña, lo tendremos nuevamente en el 2012 con nosotros. Lo bautizamos en el ámbito intrafamiliar como “El baby”. Su visita fue divertida, bonita y nos hizo pasar buenos días con sus historias y ocurrencias, algunas contadas cuatro o cinco veces porque no recordaba si ya las había hecho. Trajo consigo muchas fotos que con mucha dedicación había organizado en sobres diferentes y les había escrito cosas por detrás para describirlas. De la familia, de su casa, de su vida anterior. Pasamos días alegres con él.

Volví a empezar a correr. Mi trabajo es muy sedentario y tengo una pista al lado y una pista cerca de mi casa, así que si no corro es por vago. Pienso que todo aquel que haga ejercicios debe hacer algo que le guste, pues el ejercicio físico requiere voluntad ya que al fin y al cabo no es algo tan agradable como otras cosas que se puedan hacer. Requiere, como dije, voluntad y esfuerzo. A mí me gusta correr. Me puse una meta alta que no sé si podré alcanzar y me hice todo un cronograma personal que he siostenido. Me ha hecho mucho bien físico y espiritual.

Retomé nuevamente mi hábito de lectura. No como antes, pero al menos ya estoy volviendo a leer y terminar libros. Tuve un bajón impresionante en este tema.

Por supuesto, abrir mi blog. La idea surgió porque Izmatopia lo hizo y me pareció que en mis condiciones al menos podía intentarlo. Ha sido una experiencia maravillosa. Nunca pensé pasar de 1000 lecturas en tres meses y un poquito de haber sido creado. He aprendido con él que no puedo emitir juicios personales absolutos sobre lo que publico. Cosas que pienso deben gustar, no gustan tanto y otras que no veo tan buenas, gustan mucho. Mantengo mi condición de que al menos a mí todas me tienen que gustar. Ya expliqué mis condiciones de conectividad, no puedo asegurar que podré mantenerlo porque me pueden quitar el acceso al wordpress cuando quieran en mi trabajo pero mientras pueda mantenerlo, lo haré.

Cosas buenas que le pasaron a mis seres queridos en el 2011

Mi sobrina terminó bien su primer año de preuniversitario y sigue adelante en el segundo. Cada éxito de mi sobrina me regocija pues yo no tengo hijos y ella no ha podido ver a su papá desde hace 13 años porque el Gobierno cubano no se los permite. Así que en cierta forma, nos hemos llenado espacios espirituales mutuamente.

Mi hermana empezó a trabajar luego de estar varios meses sin trabajo pues quedó disponible en el que estaba.

Mi mamá pudo llevar adelante con la ayuda de todos un pequeñito puesto de venta de alimentos. Todos cooperamos con ella de un modo u otro pero es ella quien lo lleva. Ha puesto bastante empeño y sacrificio en ello y le ha ido bien.

Mi tío Tony está muy bien. Este es un tío que queremos mucho y vive lejos de nosotros, en La Habana. La vida le hizo pasar por momentos muy difíciles y esta última vez que lo vi en diciembre 2011 ha sido la mejor que lo he visto. Ha encontrado un trabajo nuevo donde se siente muy realizado y eso, a mi modo de ver, ha influenciado mucho en esto. Parece haber reencontrado otra vez el sentido de la vida, algo de lo que me alegro enormemente pues es algo que solamente podía hacer por sí mismo.

Cosas buenas que se mantienen en el 2012

Mi familia unida, feliz y con salud.

Mi posibilidad de conexión a internet. Eso me posibilita seguir de moderador del Foro digital del periódico Vanguardia, el periódico de mi provincia y poder seguir con mi blog “El Café de Nicanor”. Lo segundo, todo un reto. Lo primero ya lo tengo dominado.

Seguir comunicándome por las mismas vías con Izmatopia y con mi primo Arián, que viven fuera de Cuba.

Mantenerme bien de salud y mis sentidos madurando a la par de mi espíritu.

Cosas malas que me pasaron en el 2011

El fin de una relación amorosa de la cuál esperaba mucho. Se quebraron muchísimos sueños, me ha costado interiorizar que no murieron sino que se postergaron en otra mujer.

La muerte de la única hermana que le quedaba viva a mi papá. Un episodio triste en varios sentidos que no vale la pena ampliar.

Otro año más sin que mi sobrina y su padre puedan verse.

Mis deseos y propósitos para el 2012

Que mi familia siga adelante en logros, salud y armonía.

Hacer el closet de mi cuarto. Eso lo ampliaría considerablemente, lo necesito pues me siento apretadito. Tengo el presupuesto y ya he comenzado a comprar los materiales.

Revisar, ordenar y quemar mi colección de música en mp3. La música es mi mayor pasión en las artes, he logrado recopilar algo pero no acabo de ponerme para el asunto y concretar mi colección en CDs. Meta para este 2012.

Sumar a mis ejercicios una rutina de abdominales. Estoy buscando en internet una que sea buena y contemple las tres zonas del abdomen. Tiene que ser una sin implementos auxiliares.

Crear con la ayuda de un amigo el Club de Origamistas de Santa Clara.

Encontrar una nueva relación amorosa. Volverme a enamorarme y aunque es difícil pero no imposible y estamos hablando de deseos y todo se vale, que se cumpla mi sueño de ser papá. Y ya que puedo seguir pidiendo, que la bebé sea una niña.

Que Cuba le permita el ingreso a su territorio al papá de mi sobrina y puedan verse finalmente luego de 13 años separados, si no es así, que su esposa pueda traer a sus hermanitos para que se conozcan.

Que puedan venir mi primo e Izma de visita y tenerlos para mí aunque sea un día.

Que vuelva “El baby” en el 2012 para disfrutar su compañía.

Anuncios