Etiquetas

,

Generalmente los regalos de cumpleaños me llegan ese día, pero esta vez ha sido diferente. Ya los he recibido de dos amigas y me han encantado. Ustedes saben de ambas por mi blog. Una es la que una vez me hizo príncipe en Matanzas. Este martes estuve en su ciudad y fui a verla. Me regaló un pergamino de Ediciones Vigía, un pergamino con un poema. Esta editorial trabaja libros y otras publicaciones a mano, cada obra es única y por supuesto, muy limitada. Siempre quise tener algo de Vigía, es tinta, papel y cartón, pero me ha gustado muchísimo este regalo. El otro vino de la creadora del cuento de “Los perritos del arcoiris”. Me regaló un dinosaurio que se arma por piezas, un caja de lápices estadounidenses que huelen olorosamente a madera, una libreta con poemas copiados por ella a mano durante muchas noches -uno de ellos incluso fue garabateado por su hijo con una crayola-, un libro de cuentos de un escritor cubano del que leí una vez una novela que me interesó y siempre recomiendo y una botella de vino tinto. Todo eso ha sido en esta semana, antes del día exacto. Son cosas muy sencillas pero realmente los he disfrutado ambos y pienso que no es obra del azar. Ellas han sabido buscar y elegir y han hecho de estos días previos, días felices. Les he dado las gracias no sé ya cuántas veces porque todo me ha encantado. Estoy como un niño con mis regalos, muy contento, realmente muy contento.

Anuncios