Etiquetas

, , , ,

en el jardín de la noche hay una rosa luminosa que me mira
fijamente a los ojos, parpadea y me quiere decir cosas,
tantas cosas que no sé, que no sé…

Y ha estado ahí por mucho tiempo. Ahora bajo la luz de la luna que se abre en un cielo inmenso y estrellado, otros días han sido de sol o de tormenta pero ha seguido abierta y roja en su empeño de mirarme fijamente a los ojos. ¡Vaya usted a saber por qué lo hace! Su gesto me pareció incomprensible al principio, sobre todo por inesperado y repentino. Pero así es la lluvia también sobre el desierto y saca brotes de la arena arrastrada por el viento.

y es cuando alargo los brazos, para llevarle mis manos tan abiertas
que casi me siento llegar con el pie…

Estas manos que casi han tocado colibríes libando del jazmín y han registrado un libro de poemas que se deshace verso a verso en ida yvuelta. La humedad dormida se huele y se presiente. Algo raro está pasando con las ansias. Alargo los brazos y pongo las manos para recibir estrellas.

pero yo quiero ser de noche dueño, de los ojos, de la altura,
y he de fundir la montura para galopar mi sueño…

¡La noche invita a tantas cosas! Y uno aquí de tonto, casi inmóvil al borde del camino construyéndose una escafandra contra el dolor como si el mundo pudiera florecer desde lo alto sin que haya penas que lo inventen. Ya decidí que quiero ser dueño también de la mañana, basta de lo tibio y lo seguro. Voy a buscar un sol aunque me caiga, galopando o corriendo, pero otra vez tras otro sueño.

volaré, tengo que domar el fuego para cabalgar seguro
en la bestia de futuro que me lleve a donde quiero…

Como mi imaginación lo hace hoy volaré algún día a la espina y el rocío, al carmín que adorna la dulzura inusual. Habrá truenos en medio del agua de la inundación y una paloma traerá otra rama de olivo anunciando la vida nueva que se acerca. Se drenan los sentidos y ella estará conmigo o no estará en un tiempo pendiente de vivir, pero me ofrezco otra vez a amanecer. Llegó mi hora.

(el texto en cursiva pertenece a la canción En el jardín de la noche del trovador cubano Silvio Rodríguez Domínguez)

Anuncios