Etiquetas

, ,

Empínale un papalote,
hazlo trueno, nunca río,
y baja hasta el fondo mío.
Deja que tu lengua azote
sus laderas. Has que brote
de su lava la fragancia,
de su huerto la sustancia.
Mi sexo es la banderola,
el arte donde se inmola
todo lo eterno. Constancia
de tu dedo de pianista.
Mi sexo es un alga errante,
lazarillo, caminante
de tu cuerda, equilibrista.
Es la manera imprevista
de encender la luz más pura,
es la fugaz levadura
que hace del amor simiente.
Mi sexo: boca gimiente.
Mi sexo: cauce y locura.

Anuncios