Etiquetas

, , , , , , ,

desconectado

desconectado

Old love… old love!… canta Eric Clapton y un piano sublime lo acompaña. Escucho el Unplugged, que tiene varias de sus genialidades, entre ellas una singular versión de Layla y la siempre melancólica Tears in heaven. Así estoy ahora exactamente: Unplugged. Desconectado, desenchufado, desvinculado. El servidor de email e internet de mi empresa fue pasado de Windows a software libre Linux y hasta ahí llegó la felicidad del servicio de la telaraña. El email funciona más menos, es muy engañoso, y la web está pero las páginas son zombies: pálidas, lentas, muertas y te comen la parte del cerebro donde tenemos alojada la paciencia. Nuestra dirección no se ve muy entusiasta en buscarle solución. No pueden retirar el servicio porque el Ministerio obliga a sus empresas a tenerlo, el dinero con que le pagan a ETECSA es de Liborio, así que a nadie le duele y ahora cuando vengan las diferentes inspecciones informáticas que visten de rojo, blanco y/o verde pueden dormir tranquilos los pastores que sus ovejitas no pueden andar en patio indebido porque la cerca ya no tiene huecos. O sea, que no haya internet no es un problema, sino todo lo contrario, es un problema menos. No los juzgo: si yo fuera jefe, haría lo mismo. Al final, todo el mundo se cuida y aquel que más tiene, se cuida más. El hombre piensa como vive, principio básico del marxismo.

Uno de mis objetivos en el viaje grupal a Topes de Collantes era expresar esta incapacidad tecnológico/social a aquellos más cercanos para ver si podían ayudarme, les paso contraseña y usuario y ellos publican. No puedo ni siquiera ver mi espacio, así que será como trabajar a ciegas, pero creo que vale la pena. Tengo más de una mano ofrecida, algunos incluso me han dicho que me pasan comentarios por email para que yo les responda, pero primero hay que ver si mi post les llega por este correo tambaleante y oscilante y tanto no les pido, todos trabajan y tienen además su proyecto personal como para estar con el mío encima incluso en sus comentarios. Ya con publicar manteniendo estilo formal es suficiente. Tengo ahora una ventaja: es casi seguro que quien me publique también lea, así que tengo un lector asegurado en un 98 % de posibilidades en cada post. En toda situación hay algo positivo.

Entonces ya saben, queridos amigos: estoy unplugged. No puedo no les puedo leer ni comentar, no veo mi blog por lo tanto no puedo responder comentarios, todo lo que verán de ahora en adelante aquí es por intermediarios, a pesar de eso yo siempre fui camarero y ni toco guitarra ni canto bien pero le digo todavía con ternura a mi Café: Old love… old love!…

(Todavía)

Anuncios