Etiquetas

, , ,

poesia que vuela

Aunque el natural desarrollo del arte y la literatura han otorgado a la poesía un carácter reflexivo, por lo que el intérprete se complace y emociona por la vía de su lectura silenciosa, es innegable -históricamente- que la oralidad es el modo de comunicación consustancial a la poesía. Ella está hecha, ante todo, para que se diga. Su impacto emocional vive fundamentalmente en el sonido de las palabras, en la cadencia de las oraciones. Dentro de esa estructura ondulante, las ideas multiplican su fuerza expresiva: nos estremecen, nos convencen, nos enseñan y nos mueven. Por eso siempre me gustó recitar y oír poemas. Y me parece que se desaprovecha la poesía en su esencia más pura cuando el oído no la disfruta en esa forma plena. Algunas veces he pensado que lo malo para los poetas no es que dejen de editarlos, sino que nadie se decida a recitarlos.

Raúl Ferrer
Poeta y pedagogo cubano

Anuncios