Etiquetas

, , , ,

teofilo_ali

Muhammad Ali y Teófilo Stevenson

Hoy hace cuatro años que murió el tricampeón olímpico y mundial Teófilo Stevenson. A los dos días del lamentable suceso se dio a conocer una nota de Muhammad Ali en la que lo calificaba como “uno de los grandes campeones del boxeo” que “habría sido un enemigo formidable para cualquier otro campeón de peso pesado reinante o cualquier retador en su mejor momento” y lo definía humanamente como “uno de los grandes de este mundo” y a la vez “un hombre cálido y abrazable.” Admitía además que la noticia lo había entristecido profundamente. Para la historia quedaría la programada pelea entre ambos que nunca llegó a efectuarse. Los más de 91 kilos más reconocidos de la historia del boxeo profesional y amateur nunca midieron fuerzas.

En una ocasión un grupo de amigos compartía en casa de Teófilo y entre ellos estaba el padre de la escuela cubana de boxeo, Alcides Sagarra. Un reconocido periodista sacó intencionalmente el tema de aquel no logrado enfrentamiento y Alcides dijo categóricamente que Teófilo ganaba. Nuestro campeón interrumpió y dijo: “Hubiese sido un empate, porque Ali es mi hermano.” Sagarra, apasionado, lo negó y volvió al tema de la preparación, detallando cómo había sido y Teófilo lo dejó hablar y permaneció callado ante su magisterio y el indudable peso de su palabra. Al rato, aquel que preguntó se levantó un momento y pidió permiso para ir al baño. Al regresar, sintió una poderosa mano que lo tomó del brazo y lo atrajo. Era Teófilo, que en el oído, bajito para que el profe desde la sala no oyera, le decía: “Si hubiese habido pelea, era empate, porque Ali es mi hermano”.

Este junio murió Muhammad Ali. Los dos inmensos que nunca cruzaron guantes saltaron a la gloria eterna el mismo mes. Un Teófilo profundamente triste hubiese dicho que se le fue un hermano.

Anuncios