Etiquetas

, ,

cubanos-en-angola-1989-19

Sábado 3 de enero 1976

Se dio la orden de partida a las 6 de la mañana. Nuestra columna se había ampliado con más fuerzas. Además de las 13 BTR contábamos con una batería de cañones 86, 3 ametralladoras 14.5, 2 BM-21, 3 tanques T-34 y un pelotón de zapadores. Todo esto para comenzar nuestra misión combativa, por lo tanto, íbamos a entrar en combate.

Negage es una ciudad no muy grande situada en un pequeño valle entre montañas. Al llegar a la cima de una loma a más o menos 4 kilómetros de la ciudad nos comenzaron a disparar con cañones. Los proyectiles cayeron cerca tanto de los tanques como de nosotros que viajamos en el jeep del comandante detrás de la BTR-190, entonces los tanques dispararon y el fuego enemigo cesó. A nosotros –Acuña, Orlando y yo- nos enviaron a la retaguardia de enlace para decirle a los BM-21 que no dispararan pues nuestras tropas estaban entrando ya en el pueblo. Recorrimos unos kilómetros y después de avisar regresamos.

Ya la tropa había pasado por la ciudad, nosotros pasamos a toda carrera guiándonos por las marcas de las esteras de los tanques ya que no sabíamos por donde habían cogido. Se escuchaban disparos. A nuestro paso encontrábamos muertos, heridos y destrozos causados por los cañones de los tanques. Seguimos avanzando y al llegar al entronque del aeropuerto de Negage la artillería enemiga se hacía sentir sobre nosotros con morteros. La columna avanzaba mientras los cañones nuestros ripostaban. Allí nos tuvimos que tirar del jeep, ya que además de los morterazos también había algunos enemigos por el monte y tiraban con fusiles. Por suerte, todo pasó.

Se hicieron muchos prisioneros y se recogieron muchas armas. En nuestro primer bautizo de fuego me sentí normal, no tuve miedo de ser muerto. Por el camino gran cantidad de gente huía. En una bajada que hice del jeep para capturar prisioneros desarmé a un FNLA que tenía una ametralladora, del cual poseo su carnet. Una mujer que al parecer tenía miedo se tiró al suelo y me besó las botas diciendo que no la matara, traía varios niños con ella. Seguimos avanzando hasta llegar de nuevo a la BTR-190. Allí el comandante nos dijo que volviéramos para pedirle permiso a Chueg para atacar Carmona. Regresamos por el mismo trayecto, pasando de nuevo por Negage. La ciudad estaba desierta.

La petición fue denegada y acampamos a unos 7 kilómetros de Carmona. Antes de llegar al lugar hubo varios encuentros con el enemigo, resultando varios muertos por parte de ellos. En este lugar se detuvieron como 20 prisioneros que se les condujo hacia donde estaban los otros cerca de Negage. Al ser trasladados intentaron quitarle las armas a los compañeros que los custodiaban resultando en 7 muertos y algunos heridos. Después comenzó a llover mucho, comimos y nos acostamos Acuña y yo en una cama que había en una casa, Orlando se quedó en el jeep. La actuación de Acuña y Orlando fue valiente en todo el transcurso de la toma de Negage.

De este día puedo hablar más, pero para qué. La guerra es dura, muy dura. Al dormir siempre vienen a mi mente mi hija, mi hijo y mi esposa. Es que los quiero mucho.

negage

Negage, Angola

carmona

Carmona, Angola, actual Uíge.

BTR, medio de transporte blindado

cañón 86

Cañón 86 mm

ametralladora 14.5

Ametralladora antiaérea 14.5 mm

tanque_T-34

Tanque T-34

BM-21

BM-21 en acción

Anuncios