Etiquetas

, , , , , , , , ,

cuatro-lunasCuando me ofrecieron Cuatro Lunas, filme mexicano de 2014 con guión y dirección de Sergio Tovar Velarde, me contaron que en el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, donde fue parte de la muestra concursante, solo se vio una noche, en un solo cine, en una sola ocasión. Es un filme de maricones y a pesar que nuestra sociedad ha avanzado en la visibilidad y discusión del tema sigue siendo esencialmente machista y patriarcal. Es otra película de historias, cuatro en este caso, que no se relacionan entre sí, y que van vinculadas a las fases lunares únicamente como expresión de nacimiento, crecimiento, desarrollo y decadencia de un proceso.

nueva La luna nueva cuenta la historia de un preadolescente que atraído por su primo y en plena experimentación y descubrimiento de la sexualidad le propone mostrarse mutuamente el pene cuando juegan en su cuarto con la justificación de ver la hecha y no hecha circuncisión. Lo que le espera después es el acoso escolar que termina en una golpiza de tres contra él en un baño. Son llevados ante el director y con los padres y familia de por medio el primo afirma que le pegaron por maricón. Le pegaron porque es diferente.

crecienteEl cuarto creciente son dos jóvenes que se conocen de niños y coinciden en el mismo centro de estudios después de muchos años. Por azar llegan a compartir cama una noche y descubren que se gustan y descubren un profundo más allá: les gusta lo que han sentido. En la despedida del amanecer uno de ellos expresa abiertamente que no desea que lo sucedido se sepa y el otro acepta porque todavía están en fase de comprensión interna de sí mismos. El reacio a divulgar luego lo invita a una gran fiesta familiar que es tradición entre los suyos. El invitado se apresta y espera a que sus “compinches” lo pasen a buscar. El tiempo pasa y pasa hasta que al final termina llorando en las piernas de su madre ante la confirmación de una verdad: no lo van a recoger. Lo humillaron porque su compañía representa una vergüenza.

llenaLa luna llena viene con una pareja homosexual estable con diez años de vida pública compartida. Uno de ellos hace críticas extrañas precisamente antes de dormir, críticas que parecen increíbles después de una década juntos. Todo eso es el preámbulo a una posterior confesión de infidelidad. El engañado pide dos semanas para intentar salvar la relación, para ponerle más empeño y desesperadamente retener a su lado a quien ama sin importarle la traición cometida y confesada. Intenta hacer todo lo posible por conservar su relación con una impresionante carga de tolerancia ante la ambivalencia, flaqueza, inmadurez y duda de la contraparte. Absolutamente enamorado lucha incluso por quién ya no lo merece.

menguanteMenguante es la historia de un viejo poeta en decadencia, enfermo y a punto de morir pero aún sin evidencias físicas de ello para los demás. Un tipo que toda su vida vivió una falsa vida heterosexual con una familia estable de esposa y dos hijas. Conoce en un baño y sauna público a un joven que cobra por sexo ocasional y le insiste en estar con él a pesar de que para lograrlo tiene que sacrificar lo disponible para un regalo de sus nietos. Consumado el hecho le hace una invitación a un homenaje que le harán y allí se lee un poema que solo aquel a quién es destinado se sabe dueño del mismo al escucharlo mientras todos pueden pensar o inventar otros significados. El viejo, por conservar su familia, por no hacer daño a los que ama y lo aman, por aquellas cosas que construyó y no puede ya deshacer, elige no ir tras el que ha aparecido y se parece al verdadero amor.

A uno le pegan porque es diferente. Otro es despreciado porque alguien se avergüenza de que lo sepan compañía. Un tercero trata de aferrarse con uñas y dientes al que le ha mentido y el último esconde en su interior lo que nunca podrá ser. Cuatro Lunas solo estuvo una noche sobre el cielo de La Habana. Si el motivo fue que es una película de maricones, alguien se equivocó.

Anuncios