Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

perfetti-sconosciutiEva es psicoanalista y Rocco cirujano plástico y esta noche son anfitriones de una cena de viejos amigos. Los invitados son Lele y Carlotta, Bianca y Cosimo, y Peppe y Lucilla. Este grupo de parejas funciona de la siguiente manera: los hombres son amigos desde chicos y a ellos se han ido sumando sus mujeres. De hecho, una de las primeras intrigas es conocer a Lucilla que recién ha sido anunciada por Peppe luego de haberse separado hace un tiempo de su esposa, pero al final este llega acompañado de una excusa: Lucilla no pudo venir porque tiene fiebre alta. Dando los últimos toques a la cena, la conversación de todos llega a la infidelidad de un conocido consumada con una joven de 22 años y cuando se sientan por fin a degustar y compartir, siguen opinando alrededor del hecho.

c_4_articolo_2159281__imagegallery__imagegalleryitem_0_imageEl asunto es que lo que detonó la infidelidad que destripan fue un mensaje de texto que la bambina mandó al que engañaba y su exmujer fue la que lo leyó. Si tienes una relación extramatrimonial tienes que estar atento a tu celular, dice Cosimo. Espera un momento… ¿tienes que estar atento al mensaje que llega a tu celular o al hecho de que eres una mierda?, pregunta Carlotta. Eva –ya dije que es psicoanalista- apoya de manera inesperada a Cosimo y añade: ¿Cuántas parejas se destrozarían si uno pudiese ver dentro del celular del otro? Se miran, en silencio, para después afirmar, uno por uno, que sin ningún problema entregarían el suyo a quien tienen al lado en ese momento. Y vuelve Eva a la carga: propone un juego que dure mientras cenan. Que se coloquen los móviles sobre la mesa y que se lean en alta voz los sms que entren y se reciban en altavoz las llamadas y todos lo aprueban, menos su marido, Rocco, pero también entrega el suyo.

Y aquí empieza de verdad Perfetti Sconosciuti, un filme italiano de 2016 dirigido por Paolo Genovese, cuando este juego de leer los sms y escuchar públicamente las llamadas se va desbarrancando y creciendo como un alud que arrasa con todo y que no puede ser detenido sino más bien hay que esperar que se detenga. Lo ingenuo e inofensivo rápidamente se convierte en destructivo y voraz cuando se revelan intimidades de cada uno de los presentes. Solo uno de ellos es inocente y es precisamente el único que se opuso a hacer semejante estupidez –Rocco- y lo explica después en detalle: No me gustaba porque somos frágiles. Todos. Quien más, quien menos. Esta –el móvil- se ha convertido en nuestra caja negra. En ella metemos todo, tal vez demasiado, y es equivocado jugar con eso.

perfettiEl cartel de la película reza que cada quién tiene tres vidas -una pública, una privada y una secreta- sin embargo hay más que esa tríada comercial y es precisamente el personaje de Rocco el que explica ese algo más. Al entregar su móvil le dice a Eva: Tómalo. Podrás ver alguna teta… algún culo… cosas de trabajo. Es cirujano plástico, recuerden eso. Y además tiene una hija adolescente de 17 años que lo llama en medio de la cena y cumpliendo el acuerdo le habla en altavoz y aunque al final es evidente que respondió extraordinariamente bien al trascendental reclamo es una verdad como una casa que jamás nadie, absolutamente nadie, ni la madre siquiera, debió haber escuchado esa conversación íntima entra un padre y una hija. Como nadie –ni su esposa siquiera- debería ver cómo queda un culo o una teta de una de sus pacientes.

00326_pmm1949-bassa_ok-alba_ok-edoTodos tenemos una vida pública y una privada, nada más. La privada tiene a su vez, diferentes niveles y tener algo que no se cuenta no necesariamente es algo que esta dañando a otro, también hay allí cosas hermosas, muy personales, que solo tienen que saber una esposa, o una hija, o una madre, o un padre, o un amigo, o una amiga… o nadie y del mismo modo que tenemos derecho a guardar esas páginas del íntimo diario, somos el cómplice de la de aquel o ese que no tiene que saberla. Ahora, la mierda que querramos o tengamos que esconder no depende de los medios tecnológicos a nuestra disposición, depende, únicamente de cuán limpio sea nuestro corazón, que ya se sabe no hay ninguno blanco puro ni negro a muerte pero sí infinitas tonalidades de gris entre ellos dos.

De la distancia que hay entre lo que es y lo que no, lo que fue y lo que pudo ser, que es tan corta a veces como ese rato en que la sombra de Tierra pasa sobre la Luna y la oscurece. De lo que se ve y lo que se aparenta, de las caras que siempre están a oscuras… por el motivo que sea. Más o menos de eso va Perfetti Sconosciuti.

00550_pmm3737-bassa-1170x658Perfetti Sconosciuti – Italia – 2016

Dirección: Paolo Genovese

Guión: Paolo Genovese

Filippo Bologna

Paolo Costella

Paola Mammini

Rolando Ravello

Protagonistas: Eva – Kasia Smutniak

Rocco – Marco Giallini

Carlotta – Anna Foguetta

Lele – Valerio Mastandrea

Bianca – Alba Rohrwacher

Cosimo – Edoardo Leo

Peppe – Giuseppe Battiston