Etiquetas

, , , ,

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba publicó ayer una nota sobre el intento de ingreso al país de los expresidentes latinoamericanos Andrés Pastrana Arango y Jorge Fernando Quiroga Ramírez y las razones de la negativa de entrada a la isla. Buscando por arribita en Google, aparece una y otra vez la palabra “detenidos”, como era de esperar.  Cada país se arroga el derecho de dispensarle o negarle la entrada a cualquier ciudadano, aún con visado recibido. Es autoridad de la frontera el admitir o no, queda a su discreción absoluta y es un derecho soberano de cada estado nacional. En el caso de estos dos, estaba más que claro que no iban a entrar y ellos lo sabían por similares sucesos anteriores, pero también sabían otra cosa: que sus vidas jamás correrían peligro, que no serían maltratados y que irían a un cómodo butacón de un salón de espera para retornar a su destino original, tal como fue. Mientras transcurría el desgañite porque estaban secuestrados por la policía política de Castro, ellos publicaban en twitter la foto del duro y tenso momento que estaban viviendo en las garras de sus sicarios.

¡Hay que ser cara ‘e tabla!

Anuncios