Etiquetas

, ,

Viernes 13 de febrero 1976

Me levanté temprano, tomé café y me fui a comunicar. Radio Luanda informa que la FAPLA avanza ininterrumpidamente en todos los frentes. Noticia buena.

Alrededor de las 10 de la mañana se capturó un prisionero inglés, alto, rubio… dice tener 37 años. Ayudé al médico Capote en el primer interrogatorio pues el doctor sabe inglés. Entre otras cosas el prisionero confesó que lo reclutaron en Londres, que de allí salió hasta Bruselas, Bélgica y después a Risanga en Zaire. Todo este trayecto en aviones civiles. Desde Zaire lo trajeron para San Salvador, Angola. Dijo que pelea por dinero y que no participó en ningún combate. Tiene seis hijos y es comerciante. Hacía once días que no comía nada, se le dio café y galletas con spam.

El prisionero conoce del fusilamiento de los 14 ingleses por los dirigentes del FNLA y agrega que los mataron porque no querían pelear. Se nota cansado y muy asustado, parece tener miedo. Declaró que conjuntamente con él vinieron 200 mercenarios, casi todos ingleses, aunque también había portugueses y belgas. Los que quedaron vivos fueron para San Salvador. Les pagaron solo la primera semana. El contrato firmado fue a razón de 400 dólares semanales y esto es lo que ampara  a estos hijos de puta de matar negros, niños, ancianos y mujeres.

Fui al centro de la aldea donde los nativos venden cosas de comer. Como siempre encontré maní, yuca, bejuco de boniato y aguacate, también venden monos asados y algunos insectos que ellos comen, unos cucarachones grandes parecidos a los de las matas de coco en Cuba. Otra cosa que venden es una bebida blanca que ellos hacen de una fruta que se parece al palmiche, la llaman malufo.

Seguimos tomando agua que parece chocolate y sin bañarnos. Como cosa curiosa, exceptuando los cinco días que estuvimos en la casa de Carmona, los demás he jugado un suelo espeso. Por la noche oímos Radio Habana Cuba. Hice la guardia en el equipo durante toda la noche que sigue siendo fría y lloviendo por las madrugadas. La comunicación se establece con el frente cada una hora, donde al parecer no ha habido problemas pero sí algunas escaramuzas con los mercenarios.

Sigo sin noticias de mi casa, espero que mi esposa si haya tenido mías

Anuncios