Etiquetas

, ,

Domingo 15 de febrero 1976

Me levanté, desayuné con un poco de café y fui para el equipo. La mañana está fría y con mucha neblina. Alrededor de las 10 de la mañana se recibió la noticia de que debíamos trasladarnos hasta Maquela do Zongo, pueblo situado a solo 30 kms de la frontera con Zaire. Salimos después de almuerzo. Al llegar nos instalamos en una casa. Acuña y yo colocamos la antena del equipo de una que ya estaba instalada y que había sido abandonada por el enemigo. Aquí tampoco hay agua ni luz.

Maquela es un pueblecito parecido a Songo, bonito y de buenas construcciones. Sus calles son anchas y de tierra y está rodeado de árboles por todas partes.

Las noticias son satisfactorias en todos los frentes, ojalá y sean ciertas, eso acerca un tanto el regreso a nuestra Patria y a la alegría inmensa de reencontrarnos con nuestros seres queridos. Hice la guardia en el equipo que se encuentra en el jeep que está debajo de una mata de mangos, muy cerca de la Jefatura.

Como es costumbre, el pensar en mi esposa y mis hijos no puede faltar. Sigo sin recibir cartas.

Anuncios