Etiquetas

, ,

Lunes 16 de febrero 1976

La noche está muy fría y durante la madrugada llovió. La mañana sigue fría. Salí con el comandante, Acuña y el mayor Capote a dar un recorrido por las distintas unidades. Nos encontramos en la pista con el jefe del pelotón de tanques que nos acompañó durante nuestra ofensiva de Camabatela a Ambrizete. Nos contó cómo fue la pérdida del tanque que se explotó con la mina y la muerte del compañero Juan, que lo conducía. Fue trágica, más vale no reflejarla en estas líneas. Basta con el dolor de su muerte.

Ramón (El Toro) regresó al mediodía. Hacía día y medio que faltaba pues había ido cerca de Negage en busca de reses. Al llegar se le preguntó por qué había tardado tanto y respondió que al venir los nativos les informaron de una emboscada que tenía puesta el enemigo. Regresaron a Damba con el camión y regresaron acompañados de un tanque. Ese mismo camino lo cruzamos nosotros hace dos días en el jeep.

Al pasar unos camiones de infantería vi de nuevo a Pipo, regresaba de una emboscada.

La ciudad de San Salvador fue tomada ayer a la una de la tarde. Comencé a sentirme mal por la noche, casi ni comí. El médico me dio dos aspirinas y me acosté en la cabina del camión de Lázaro.

***

El diario conserva en este punto la siguiente esquela: