Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

Se considera de mal agüero que una gallina cante como gallo.

Tan arraigada y extendida ha estado esta superstición en todas las latitudes, que la iglesia católica tuvo que pronunciarse en su contra expresamente. (1)

Coluccio y Jacobella dan fe de la existencia de esta superstición en Argentina (2); Rodríguez López, en Galicia. (3)

Abadía deja constancia para Colombia (4), mientras que Carvalho-Neto especifica que en Uruguay se califica de imprescindible el sacrificio de la gallina para anular la fatalidad. (5)

Calixta Guiteras recogió de labios de un indio tzotzil (México) la siguiente declaración: «Una gallina que canta como gallo (…) es que van a enfermar, a morir (…)» (6)

Los brasileños no se han visto libres del temor a tal maleficio: «A galhina quando comença a cantar como o galo, é porque está atraindo a morte para a casa dos amos (…)» (7)

// La gallina negra juega un papel preponderante en los cultos sincréticos de procedencia africana. Se le asocia a Orula o Ifá, orisha de la adivinación en el panteón yoruba.

También en otras tierras la gallina negra ha sido distinguida entre sus congéneres. Así, en Chile, recomiendan sangre de gallina prieta para neutralizar el daño producido por un brujo. (8)

En Galicia, para el dolor de costado, se aplica una gallina en el punto adolorido. Además, se recomienda el caldo de gallina negra como alimento de las puérparas. (9)

En 1435 el inquisidor de Carcassonne juzgó a dos pastores acusados del sacrificio de una gallina negra para atraer la guerra. Por su parte, Pedro de Berna juzgó a brujos suizos que se suponía provocaban tempestades cuando ofrendaban un pollo negro al demonio. (10)

En el occidente de Venezuela se utilizaban huevos de gallinas negras para la práctica de ordalías o «juicios de Dios». El huevo se revienta entre las manos de la persona asesinada, a resultas de lo cual su victimario será presa de locura obsesiva. A no dudar, se trata de un hábil uso de la sugestión. (11)

El mismo investigador venezolano se explica lo copioso del folklore relacionado con la gallina por el hecho de que este animal ha acompañado al hombre casi tanto tiempo como el perro. (12)

Tomado de:

Uno y el mismo. Notas de folklore cubano, con especial atención a sus puntos de contacto con el folklore de otros pueblos. Argelio Santiesteban. Ediciones UNIÓN. Cuba. 2013

(1) PARETO, VILFREDO: The Mind and Society, Harcourt, Brace and Co., New York, 1942, t.2, p.571

(2) IMBELLONI J. y otros, Folklore argentino, Editorial Nova, Buenos Aires, 1959, p.342

(3) RODRÍGUEZ LÓPEZ, JESÚS: Supersticiones de Galicia y preocupaciones vulgares, Editorial Nova, Buenos Aires, 1943, p.80

(4) ABADÍA MORALES, GUILLERMO: Compendio general del folklore colombiano, Instituto Colombiano de Cultura, Bogotá, 1977, p.512

(5) CARVALHO-NETO, PAULO DE: Estudios de folklore, Editorial Universitaria, Quito, 1968, t.2, p.116

(6) GUITERAS HOLMES, CALIXTA: Los peligros del alma, Ciencias Sociales, La Habana, 1972, p.229

(7) CÂMARA CASCUDO, LUÍS DA: Diccionario do Folklore Brasileiro, Ministerio de Educación y Cultura, Río de Janeiro, 1954, artículo correspondiente

(8) VICUÑA CIFUENTES, JULIO: Mitos y Supersticiones. Recogidos de la tradición oral chilena…, Imprenta Universitaria, Santiago de Chile, 1915, p.14

(9) RODRÍGUEZ LÓPEZ, JESÚS: Supersticiones de Galicia y preocupaciones vulgares, Editorial Nova, Buenos Aires, 1943, p.103

(10) CARO BAROJA, JULIO: Las brujas y su mundo, Alianza Editorial, Madrid, 1966, p.122 y 126

(11) ACOSTA SAIGNES, MIGUEL: Estudios de folklore venezolano, Universidad Central de Venezuela, Caracas, 1962, p.170

(12) ACOSTA SAIGNES, MIGUEL: Estudios de folklore venezolano, Universidad Central de Venezuela, Caracas, 1962, p.156