Etiquetas

, ,

Miércoles 18 de febrero 1976

La madrugada está fría, dormí bastante mal, aún me dan temblores y el dolor de cabeza no se me quita. Mi pensamiento y mi deseo están en mi esposa y mis hijitos.

Por la mañana el político salió para el puente, nosotros fuimos a buscar agua a un río que hay después de Quimbocolo, hicimos el viaje en el camión de Lázaro, siempre con nuestros AK, aún existen mercenarios regados por ahí. Al regresar con la pipa ya estaba en la Jefatura el mayor Capote, el puente ya está listo, de seguro mañana saldremos para San Salvador. El comandante ordenó hacer explotar los vehículos y la tanqueta que el enemigo dejó minada. Se escuchan fuerte las detonaciones.

Escribí a casa. Por la tarde comenzó a llover, de nuevo la frialdad, ahora me siento mejor. Después de comer me acosté en el jeep para hacer la guardia. Sigo sin tener carta de mi esposa.

Anuncios