Etiquetas

, , , ,

Las propiedades atractivas del imán han ocupado la imaginación de todos los pueblos desde muy tempranas edades. No en vano en los idiomas contemporáneos el vocablo “magnetizar” guarda sinonimia con “hechizar” o “fascinar”.

En Cuba, los adeptos a la religión yoruba asignan el imán al orisha Oggún, quién preside la guerra y la forja. (2)

En la Argentina el imán juega el papel de talismán amoroso.

Tales, para quien todo estaba lleno de dioses, asignaba al imán un alma, pues era capaz de atraer al hierro.

En Cuba se venera a la Piedra Imán, cuyo culto “fue traído aquí en persona por San Ciprián”, según le dijeron a Lydia Cabrera. San Ciprián es el hipotético autor  de un tratado de magia que fue muy popular.

Tomado de:

Uno y el mismo. Notas de folklore cubano, con especial atención a sus puntos de contacto con el folklore de otros pueblos. Argelio Santiesteban. Ediciones UNIÓN. Cuba. 2013

(1) GUANCHE, JESÚS:  Procesos etnoculturales de Cuba, Letras Cubanas, Ciudad de La Habana, 1983, p.371

(2) FLURY, LÁZARO: Síntesis de un estudio sobre supersticiones en la Argentina, Revista Venezolana del Folklore, Caracas, Norfolk, 1954, p.75

Anuncios