Etiquetas

, ,

Sábado 21 de febrero 1976

Después de desayunar nos mudamos Lázaro, Acuña, el Toro –que regresó- y yo para una casa que está cerca de la Jefatura. Lázaro y yo somos compañeros de cuarto. Por la mañana antes de almuerzo fuimos a recibir el avión que viene de Negage pensando que traía algunos víveres. Solo trajo proyectiles de BM-21.

El piloto nos dio un saco de cartas que viene de Cuba y, antes de llegar a la Comandancia, Lázaro y yo registramos. No había carta para nosotros. Parece mentira que entre 1000 cartas no haya una de mi esposa, pero qué se va a hacer, hay que conformarse, parece que no intereso mucho por allá. De veras se siente uno triste, creo que ahora soy el único del batallón que no ha recibido carta.

Al regreso me informaron que la tanqueta en que viajaban el mayor Dimas y otros compañeros había topado con una mina enemiga. Trajeron a Dimas con varias heridas en el cuerpo y en la cabeza. Se lo llevaron para Negage en helicóptero. También supe que Pipo sufrió varias heridas pero me mandó a decir que no me preocupara, que estaba bien.

Lázaro y yo fuimos a hablar con el cura del pueblo. Es italiano pero comprende perfectamente el español, nos dijo que fuéramos mañana a buscar plátanos.

Comenzó a llover de nuevo, después de comida me acosté. No dejo de pensar en mi esposa y en los niños. Diera lo que no tengo por unas letras de ella. Hoy hace exactamente 81 días que dejé de verlos.

***

Si desea leer el diario desde el inicio, clic aquí