Etiquetas

, ,

Lunes 23 de febrero 1976

Después del desayuno trabajé con Guido y De la O en los mapas que hay que presentar a la Comandancia del frente. Descifré algunos radios y más tarde me puse a lavar ropa, tengo tremenda cagazón.

La tarde transcurrió normal. Se escucharon algunos disparos, eran los nuestros que le hicieron fuego a uno que trató de huir. Comenzó a llover, hablamos un rato en el cuarto del regreso, esa conversación es siempre grata. Estamos Lázaro, Orlando, Meléndez, un compañero nuevo que estaba con la tropa del comandante Vega y viene a trabajar con nosotros. Melendez es del ejército de Oriente. Después de comida estuve trabajando hasta tarde en la noche con Guido en la confección de los mapas. Antes había llovido y al acostarme tenía toda la cama mojada. Como es costumbre, pienso mucho en mi esposa y mis hijitos, deseo tanto volver a verlos. ¡Qué día tan feliz me espera!

Anuncios