Etiquetas

, ,

Miércoles 25 de febrero 1976

Me levanté temprano y le hice una carta a mi esposa pues Pipo se iba para Luanda en el avión y él me la llevaba. Cuando la estaba escribiendo me dijeron que tenía carta. ¡Cuál sorpresa la mía!.. pero era un error de nombre. Continué un trabajo en los mapas. Por doquier solo se escuchan conversaciones sobre la partida, todos tenemos ganas de ver a Cuba de nuevo y por ende a nuestros seres queridos.

Por la tarde cuando bajé del cuarto me encontré con Milanés y con el comandante Julio Cárdenas, ambos compañeros de cuando yo estaba en el servicio. Hablamos muchísimo. Me contó que vinieron el día 16 de este mes y que Cuba está riquísima.

Después de comida el toro tocó guitarra y cantó algunas canciones mexicanas, jugamos a las cartas y después, a dormir.