Etiquetas

, ,

Viernes 27 de febrero 1976

Lázaro se levantó temprano pues él ahora hace el desayuno. Por la mañana pinté un tanque para almacenar agua para nosotros, me ayudó Roberto, un gran compañero que he conocido aquí, muy preocupado, siempre conversa con nosotros a pesar de estar en otro pelotón.

Después trabajé un rato en la oficina y almorzamos, el día está nublado, al parecer no podrá venir el avión de Negage.

Por la noche estuvimos reunidos Guido, el comandante, el jefe de personal Vélez y yo. Allí me enteré que al mayor Stowton lo habían matado. Ese fue mi segundo jefe cuando estuve en Cambambe.

Nos acostamos alrededor de las once, otro día que pasa y sigo sin tener cartas de mi esposa, esto parece que me lo he merecido. No importa, a ellos los recuerdo con cariño y amor, a ella la quiero y cada día que pasa me enorgullezco más de tenerla como esposa.

***

Hay referencias anteriores en el diario al mayor Stowton en:

Página 5 – Página 6 – Página 10

 

Anuncios