Etiquetas

, , , ,

La yagua –elemento básico en el folklore material de nuestros campos, del catauro al bohío, pasando por el cucurucho de Baracoa-, ha brindado a la niñez guajira un divertidísimo juguete. Basta derramar agua sobre la ladera de una colina, hasta lograr una pista fangosa, y resbalar por ella, jinetes sobre una yagua. Si al final la pista se despeña en un río, mejor que mejor. Hace más de cuarenta años, ya Alzola describió el juego en su clásico estudio. (1)

Según Jaramillo, los pequeños colombianos disfrutan de igual diversión. (2)

Tomado de:

Uno y el mismo. Notas de folklore cubano, con especial atención a sus puntos de contacto con el folklore de otros pueblos. Argelio Santiesteban. Ediciones UNIÓN. Cuba. 2013

(1) ALZOLA, CONCEPCIÓN T.: Folklore del niño cubano, 2 t. Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas, Santa Clara, 1961-1962, t.2, p.102

(2) JARAMILLO LONDOÑO, AGUSTÍN: Testamento del paisa, Editorial Bedout, Medellín, 1967, p.201

Anuncios