Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Es el día de las maldades y bromas pesadas. Entre nosotros, el 28 de diciembre. Goodman atestigua que el Día de los Inocentes se celebraba en el Santiago de Cuba del siglo XIX. (1)

// Son múltiples los orígenes alegados: la fiesta romana Saturnalia, durante la cuál se invertían momentáneamente las jerarquías; la también latina celebración Cerialia; la llegada del equinoccio vernal, dado lo incierto del tiempo en esa época del año; etcétera.

Lo comprobado es que en le Edad Media surge el Día de los Inocentes (All Fool’s Day o April Fool’s Day; “La Fête des Fous”).

Según Pareto, la participación de la iglesia católica en esta festividad fue bastante escandalosa, con grandes desórdenes en los templos y monasterios. Ese día actuaban como obispos, arzobispos y priores los componentes del más bajo estrato de la jerarquía eclesiástica: diáconos, subdiáconos. En medio del estrépito de músicas y campanas, bailaban ante el altar disfrazados de soldados, de payasos o de mujeres. (2)

Seguramente aquello era un espectáculo de lo más “edificante”, hasta el punto que el concilio 1431 tuvo que tomar cartas en el asunto.

// Según Leach, es la fiesta que se observa en Inglaterra, Francia, Italia, España, Portugal, Alemania, Noruega, México, etcétera. (3)

En algunos pueblos la fecha escogida es el 1ro de abril.

// Sobre la supervivencia del Día de los Inocentes en Puerto Rico, consúltese a Garrido. (4)

Tomado de:

Uno y el mismo. Notas de folklore cubano, con especial atención a sus puntos de contacto con el folklore de otros pueblos. Argelio Santiesteban. Ediciones UNIÓN. Cuba. 2013

(1) GOODMAN, WALTER: Un artista en Cuba, Consejo Nacional de Cultura, La Habana, 1965, p.133-134

(2) PARETO, VILFREDO: The Mind and Society, Harcourt, Brace and Co., New York, 1942, v.1, p.446

(3) LEACH, MARÍA: Funk and Wagnalls Standard Dictionary of Folklore, Mythology and Legend, F & W Company, New York, 1949, p.36-37

(4) GARRIDO, PABLO: Esotería y fervor populares en Puerto Rico, Ediciones Cultura Hispánica, Madrid, 1952, p.71