Etiquetas

, , , ,

Es, entre cubanos, el súmmun de las ofensas. Como ya comentábamos en El habla popular cubana de hoy (1):

Las variantes son infinitas y, entre ellas, las más elemental consiste en situar ante la palabra madre una partícula posesiva: su o tu. Ya se ha señalado que queda sobreentendido, entre ambas voces, un adjetivo ultrajante.

Comenta Ortiz que nuestros dramaturgos han evitado siempre esta combinación de palabras, bajo la amenaza del grito del público cuando aparece el equívoco en algún inocente parlamento: “¡Paso!”, como diciendo, con la jerga del dominó, “Eso no va conmigo.” En el lenguajes coloquial también se evita la infeliz combinación, generalmente cambiando “madre” por “mamá”.

José Eustasio Rivera, en La Vorágine, da fe de la presencia de este trato ofensivo en su tierra:

Franco no quiso responderle ni jota, pero cuando vio que habían traído perraje, le mentó la madre.

Es también en Brasil injuria superlativa. Según el folklorista Câmara Cascudo:

Nos desaforos, insultos, o mais eficaz dos desafíos é “falar na mãe”. Quem não reagir a essa suprema provocação, é indigno de todas as companhias. (2)

// Del folklore infantil cubano: la forma más expedita de lograr que dos niños combatan ha sido: “Este palito es la madre de Fulanito. ¡A que tú no te atreves a pisarla!»

Tomado de:

Uno y el mismo. Notas de folklore cubano, con especial atención a sus puntos de contacto con el folklore de otros pueblos. Argelio Santiesteban. Ediciones UNIÓN. Cuba. 2013

(1) SANTIESTEBAN, ARGELIO: El habla popular cubana de hoy, Ciencias Sociales, La Habana, 1982, p.213

(2) CÂMARA CASCUDO, LUÍS DA: Diccionario do Folklore Brasileiro, Ministerio de Educación y Cultura, Río de Janeiro, 1954, artículo correspondiente