Residεntә: lo que no es igual, sobresale

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

René Pérez Joglar es un hombre polémico e impulsivo pero también honesto en el que se ha visto un crecimiento en la apropiación del compromiso artístico. Los seres mediáticos suelen ser blanco de las críticas de quienes tienen actitudes similares o peores pero de mucha menos visibilidad. El verdadero creador tiene que aceptar esas reglas y actuar en consecuencia, sabiendo que impactará en las masas de una u otra manera. Decidir el modo de expandir el mensaje y sobre todo de qué material va a estar hecho se convierte en una responsabilidad y no en un modo de vida.

Residente siguió adelante al cerrarse Calle 13 con una visión muy definida en su disco homónimo, lanzado en 2017 y primero sin la agrupación estrella de la que hasta ese momento había formado parte. Pretendía satisfacer su deseo de hacer música en distintas partes del mundo con músicos tradicionales, portadores de la esencia originaria, esa que está fuera del enlatado circuito comercial.

Recurrió al resultado de su propio test de ADN y eligió como destino aquellos lugares de los que menos esperaba llevar genes en la sangre. Afortunadamente, cargó con cámaras y se filmó toda la trayectoria. Existía una referencia anterior a este tipo de experiencia en Sin mapa, un material producido por Calle 13 en el 2009 que mostraba una búsqueda a través de algunas zonas de centro y sur de América Latina. Residεntә mantiene esa característica pero esta vez el intercambio no es solo con gente común sino con músicos que hacen folklore y se refleja expresamente el particular momento creativo en cada punto geográfico y cultural visitado.

El camino de René es largo, lo lleva a Tuvá, Moscú, Osetia, Georgia, Armenia, China, España, Inglaterra, Burkina Faso, Niger, y Ghana para terminar en el Caribe y la preciosa Puerto Rico. Durante el viaje lo van invadiendo los temas: la naturaleza, la vida, la guerra, la muerte, el terror, el apocalipsis climático y social, la rebeldía, la fiesta, los niños y la raíz. Vivir los instantes reales en que la idea y el sueño se convierten en una canción bajo la manifiesta intención de compartirlo hace del disfrute visual algo natural y pleno. No duda en incluir momentos de turbulencia interior, como cuando encarga un arreglo a la Sinfónica de Moscú sobre la guerra en el Cáucaso y luego decide por una opción más personal y cercana a la zona de conflicto o cuando no lo llena del todo el órgano del Palau de la Música Catalana de Barcelona y se da el brinquito perfeccionista hasta la Iglesia del Temple en Londres.

Es palpable a lo largo del material el cambio de perspectiva que ha provocado en Residente el haberse convertido en padre, al nacerle Milo de su unión con la actriz y modelo argentina Soledad Fandiño. La infancia está marcando pautas durante toda la presentación, con niños introduciendo en varias ocasiones los nuevos escenarios. Hay un solo narrador en todo momento, él mismo René contando sus razones y sentimientos, siempre en inglés a pesar de ser un hispanohablante, pero cuando la emoción toca fuerte es imposible expresarse en otro idioma que no sea el que te corre natural y eso le pasa, precisamente, cuando una madre le muestra la foto de sus hijos asesinados por terroristas en una escuelita de Osetia del Norte y le llega a esa parte que se le transforma a los hombres cuando son padres. A pesar de esta nota, la parte esperanzadora la van regando los infantes a lo largo de todo lo que vemos, presentes por el momento espiritual que vive el músico del que no puede desligarse.

Nuestro poeta nacional, Nicolás Guilllén, recomendaba a los artistas ser lo más cubano posible para ser, realmente, universales. Aunque el destino final es su  Borinquen e Hijos del cañaveral la impresión emocional no es que la obra se retrae sino que a partir de la islita es que todo lo que hasta ahí hemos visto despega y se redimensiona. The Rolling Stones incluyó al disco entre los mejores 50 del 2017 y es el único en español en esa cuenta. El documental que lo acompaña es igual de valioso y revelador. Si Residente era el alma de Calle 13, ahora en solitario –pero no a solas- como que deja ver más clara la de sí mismo multiplicado.

Residεntә – 2017 – Estados Unidos

Dirección: René Pérez Joglar Residente

Guión: René Pérez Joglar Residente y Marc de Beaufort

Con participación de: René Pérez Joglar Residente, Aidysmma Koshkendey, Igor Koshkendey, Rafa Arcaute, Aldar Tamdyn, Orquesta Sinfónica de Moscú, Nadezhda Guriyeva, Aznash Ensemble, Rusudan Pareulidze, Darejan Margoshvili, Elenya Ganiva, David Vardanyan, Nato Mutoshvili, Irakli Akhalaia, Manana Alkhanashvili, Alex Berdz, Pan Xiaojia, Li Meng Xion, Jin Jiujie, Duan Ya Wen, Juan de la Rubia, Roger Sayer, Basibri Ilboudo, Bombino, Dela Botri, Haruna Fati, Nyornuwofia Agrosor, Lin Manuel Miranda, Ricardo Roselló, Heriberto Marín Torres, Rafael Cancel Miranda entre otros.

Anuncios

Notas de folfklore / La gallina, la jaba’…

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

Tonada infantil con la cual se enseña a los niños a contar.

Una variante cubana reza:

La gallina, la jabá’,
puso un huevo en su nidal,
que puso uno, que puso dos,
que puso tres, que puso cuatro…

En Chile se ha registrado:

La gallina castellana
puso un huevo
en la canalla:
puso uno… (1)

Y también:

La gallina francolina
puso un huevo en la cocina… (2)

En Colombia se escucha:

La gallina nicaragua
puso un huevo en el alar.
Puso uno, puso dos… (3)

Se afirma que esta tonada no es extraña a la América de habla lusitana:

A galinha da poila
põe os ovos á manada.
Poe um, põe dois, põe tres…

Vino de allende del mar, pues en Galicia se ha cantado:

Unha pega, pegalara,
puxo un hovo na Quitrán.
Puxo un, rebolou.
Puxo dous, rebolou.
Puxo tres, rebolou…

En tanto que en Canarias se conoce:

La gallina, la jabada,
puso un huevo en la cebada;
puso uno, puso cuatro,
puso cinco, puso seis…

Alzola, en su Folklore del niño cubano (4) cita similares en Argentina, Uruguay, El Salvador, Nuevo México y República Dominicana.

Tomado de:

Uno y el mismo. Notas de folklore cubano, con especial atención a sus puntos de contacto con el folklore de otros pueblos. Argelio Santiesteban. Ediciones UNIÓN. Cuba. 2013

(1) (2) PLATH, ORESTE: Aproximación Histórico-Folklórica de los Juegos de Chile. Ritos, Mitos y Tradiciones, Editorial Nascimento, Santiago de Chile, 1986, 228-229

(3) ABADÍA MORALES, GUILLERMO: Compendio general del folklore colombiano, Instituto Colombiano de Cultura, Bogotá, 1977, p.95

(4) ALZOLA, CONCEPCIÓN T.: Folklore del niño cubano, 2 t. Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas, Santa Clara, 1961-1962, t.1, p.164

Angola. Páginas de un diario de la guerra – 55

Etiquetas

, ,

Sábado 21 de febrero 1976

Después de desayunar nos mudamos Lázaro, Acuña, el Toro –que regresó- y yo para una casa que está cerca de la Jefatura. Lázaro y yo somos compañeros de cuarto. Por la mañana antes de almuerzo fuimos a recibir el avión que viene de Negage pensando que traía algunos víveres. Solo trajo proyectiles de BM-21.

El piloto nos dio un saco de cartas que viene de Cuba y, antes de llegar a la Comandancia, Lázaro y yo registramos. No había carta para nosotros. Parece mentira que entre 1000 cartas no haya una de mi esposa, pero qué se va a hacer, hay que conformarse, parece que no intereso mucho por allá. De veras se siente uno triste, creo que ahora soy el único del batallón que no ha recibido carta.

Al regreso me informaron que la tanqueta en que viajaban el mayor Dimas y otros compañeros había topado con una mina enemiga. Trajeron a Dimas con varias heridas en el cuerpo y en la cabeza. Se lo llevaron para Negage en helicóptero. También supe que Pipo sufrió varias heridas pero me mandó a decir que no me preocupara, que estaba bien.

Lázaro y yo fuimos a hablar con el cura del pueblo. Es italiano pero comprende perfectamente el español, nos dijo que fuéramos mañana a buscar plátanos.

Comenzó a llover de nuevo, después de comida me acosté. No dejo de pensar en mi esposa y en los niños. Diera lo que no tengo por unas letras de ella. Hoy hace exactamente 81 días que dejé de verlos.

***

Si desea leer el diario desde el inicio, clic aquí

Spielberg: Steven parece alguien que trabaja para Steven Spielberg

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

En la década de los 70 del siglo pasado un grupo de realizadores empezó a revolucionar la industria del cine estadounidense sentando las bases de lo que serían posteriormente las megaproducciones comerciales. No hubiesen podido hacerlo, obviamente, careciendo de talento. Enfrentaban entre sí las ideas concretadas o todavía en el aire pretendiendo superarse o asombrarse, esperando y disparando críticas, muchas veces sarcásticas a pesar de constructivas. Así fue como Francis Ford Coppola, Brian de Palma, Martin Scorsese y George Lucas crearon El Padrino, Apocalypse Now, Sisters, Carrie, Alice Doesn’t Live Here Anymore, Taxi Driver y Star Wars. Este grupo lo completaba un quinto elemento que era el más joven de ellos y terminaría siendo con el transcurso de los años uno de los directores más famosos de todos los tiempos: Steven Spielberg. En 1968 gana el premio al mejor cortometraje en el Festival de Atlanta con Amblin’ que llegó a la consideración de Sid Sheimberg, el director de la sección televisiva de la Universal. “He visto tu película y está muy bien hecha. Te ofrezco un contrato de siete años en Universal para hacer televisión. Si firmas con nosotros, te apoyaré incondicionalmente tanto en los éxitos como en los fracasos.” Así lo cuenta el propio Spielberg en el documental homónimo para la HBO del año 2017 dirigido por Susan Lacy –American Masters-.

Con un inicio no cronológico, el genio empieza hablando de Jaws y el impacto que significó para él y para Hollywood. Le habían dado 55 días y un presupuesto de 3,5 millones que se convirtieron en 9 millones y 159 días de filmación. Los inconvenientes fueron muchos por subestimar el trabajo en el mar y por no cerrar nunca un guión que se escribía siempre el día anterior. Aun así, la Universal invirtió 1,8 millones en una campaña publicitaria sin precedentes. Por primera vez una producción salía al mercado con tantos objetos asociados: un disco de la banda sonora, la novela en que estuvo inspirada, juguetes, carteles, toallas playeras, camisetas, disfraces… toda una diversidad de productos comerciales. El éxito fue total.  Jaws recuperó su inversión en dos semanas y en menos de tres meses superó a El padrino como la más taquillera de la historia en Estados Unidos. Contando sus reestrenos en 1976 y 1979, sobrepasó los 130 millones de dólares. “Ese éxito me cambió la vida, me dio autoridad. Me permitió elegir las películas que quería dirigir, así que Jaws me dio acceso libre a mi futuro.” Es lógico entonces que empezara el recuento por ahí.

Luego, de manera más general, va pasando por hitos de su filmografía y lo que significaron cada uno de ellos. Después de Jaws, tuvo que probar que no había tocado la flauta de casualidad nada menos que con su primer guión propio: Close Encounters of the Third Kind. Detrás de dos grandes éxitos consecutivos, pensando que era capaz de cualquier cosa, se lanzó a la comedia con 1941 y fracasó estrepitosamente pero su amigo George Lucas lo sacó del mal paso con The Raiders of the Lost Ark y la aparición del particular Indiana Jones; llegó E.T. y su empatía con Elliot que no se destiñe a más de 45 años de realizado; vinieron la madurez de The Color Purple, el doloroso estreno de Christian Bale con 13 años en The Empire of the Sun, el coraje de dirigir en Auschwitz, los asombrosos dinosaurios de The Lost World: Jurasic Park, su segundo merecido Oscar al mejor director por Saving Private Ryan y su evolución a temas más oscuros y desafiantes entrando en el siglo XXI con Minority Report, War of the Worlds o Munich.

Steven Sepielberg sabe hacer un cine entretenido que en determinado momento tiene ese retoque emocional empalagoso y facilista enfocado en tocar las fibras de la mayoría pero nadie puede negar su atrevimiento para crear o caer sin dejar nunca de intentarlo de nuevo. Los grandes destellos de su filmografía reflejan lo amplio de su abanico e intención: Jaws es un thriller casi hitchcockniano, ET. the Extra-terrestrial un clásico de la ciencia ficción y la ternura –sí, ese sentimentalismo- y The Schindler’s List es crudo y realista, no por gusto, su único Oscar a la mejor película.

Susan Lacy le realizó 17 entrevistas que luego condensó en casi dos horas y media. Incluye además más de 60 intervenciones de directores, actores y actrices, críticos, amigos y familiares que lo caracterizan en detalle. Hace un recorrido por los aspectos más relevantes de su amplio expediente y se detiene agradablemente en los comentarios que hacen los que trabajaron con él a cada momento. La joya de su documental son las revelaciones personales que vinculan sus creaciones con etapas de su vida que lo marcaron profundamente, esa marca llegó a su obra e, inevitablemente, hasta nosotros. Spielberg  demuestra que no se ha vuelto soberbio con el éxito contando sus dramas familiares, su tormentosa relación con su padre, su trauma infantil por el divorcio de sus progenitores, su rechazo al judaísmo y su reencuentro con la religión, detalles que lo hacen humano y cercano si bien es un hombre excepcional con incomparable capacidad generadora que puede hacer lo que hacen pocos: conjugar arte y cine comercial. Y si lo dice Francis Ford Coppola, es porque debe ser verdad.

Spielberg – 2017 – Estados Unidos

Dirección: Susan Lacy

Producción: Susan Lacy, Jessica Levin y Emma Pildes

Compañía productora: HBO Documentary Films y Pentimento Productions

Con declaraciones de: Steven Spielberg, Leonardo DiCaprio, Christian Bale, Tom Hanks, Liam Neeson, Harrison Ford, Cate Blanchett, J.J. Abrams, Daniel Craig, Daniel Day-Lewis, Martin Scorsese, Holly Hunter, Laura Dern, Ralph Fiennes, Drew Barrymore, Dustin Hoffman, Brian De Palma, Richard Dreyfuss, Ben Kingsley, Francis Ford Coppola, Robert Zemeckis, George Lucas, Kathleen Kennedy, Oprah Winfrey, Jeffrey Katzenberg y David Geffen entre otros.

Notas de folklore / Jabón

Etiquetas

, , ,

El formulario popular lo recoge: a) provocando fiebre si se coloca un fragmento (específicamente del amarillo o de lavar) en la axila; b) como antídoto del grajo o sobaquina.

Tomado de:

Uno y el mismo. Notas de folklore cubano, con especial atención a sus puntos de contacto con el folklore de otros pueblos. Argelio Santiesteban. Ediciones UNIÓN. Cuba. 2013