Foxtrot: esa extraña culpa de vivir lo mismo

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

En el imprescindible documental Human de Yann Arthus-Bertrand un judío afirma que su definición de bandos ha cambiado radicalmente: ya no responde estrictamente a las desdibujadas fronteras entre iraelíes y paletinos, sino a quienes quieren la guerra y a quienes -como él- quieren la paz. Y esto lo dice alguien que perdió a su hija en un atentado terrorista suicida. Son los traumas recibidos los que hacen a las personas radicalizarse y definirse según como reinterpreten y asimilen su experiencia, para luego lanzarse a cambiar la realidad que va más allá de sí mismos para complejizarse en sociedad. Mientras más lejos se pretenda llegar, más alto suele ser el precio.

Eso le sucede a Samuel Maoz como resultado de su segundo filme, Foxtrot, ganador del Gran Premio del Jurado en el Festival de Venecia de 2017, el cual ha  recibido duras críticas dentro de su país por parte de figuras políticas y al que la Ministra de Cultura, Miri Regev, calificó como un intento de destruir a Israel y un descrédito a sus fuerzas armadas. Lo cierto es que Maoz toca un tema que le va de cerca, pues fue artillero de un tanque en la guerra del Líbano de 1982. Desconozco dónde estuvo destacada Miri Regev, pero Maoz no se ha podido quitar de la cabeza que quizás no había nada en esa carreta tirada por un borrico al que su tripulación le disparó y voló en pedazos hace ya más de 35 años.

Así de directo es este filme, no más empieza y ya nos enteramos del bombazo que le traen a los Feldman: su hijo acaba de morir en acto de servicio para el ejército de su país. Así que esta es una película que va a trabajar sobre lo que sucede dentro de una familia ante una tragedia semejante y como espectadores sabemos inmediatamente a lo que nos vamos a enfrentar. Nos intriga entonces el saber cómo murió exactamente el muchacho y nos va a doler todo el dolor. Foxtrot está estructurada en tres partes bien definidas de modo que puede verse cada una de ellas como una historia en sí pero vinculadas a la misma vez en un tronco común: la llegada de la noticia de la muerte y lo inmediato, lo sucedido en el destino militar y el trauma de los vivos un tiempo después.

Imposible quedar indiferentes. Maoz nos somete al shock emocional de los padres, a la presencia de los uniformados, fríos y prácticos, que cumplen la planificación del funeral como una misión más. Nos va a confundir y hacer que choquen la verdad y la mentira, la ira y la ecuanimidad, la tristeza y la felicidad. Pero nos va a confundir de todos modos. La casi surrealista ubicación y actividad del puesto donde cayó la víctima, en vez de de tenernos con el corazón en la boca esperando lo que ya sabemos, nos remite a seguirnos preguntando cómo pasó todo en un lugar donde la rutina y el sin sentido tienen a un grupo de jóvenes hundiéndose en el barro. Y el cuadro final, lo que piensan y sienten los que quedan, va a explicar el por qué de muchas cosas desembocando en la comprensión que se esperaba. El papel del destino, tanto manifiesto como construido, armará este conjunto donde pasado, presente y futuro se vinculan y provocan.

Hay un ciclo sin fin en todo lo que nos cuentan en el que se reflejan las principales preocupaciones sobre el destino de Israel y los judíos y las cruces que en ese viaje sin fin van acarreando. El cuadro en la pared del apartamento de los Feldman que cambia de posición y lugar según el tiempo del relato y en el que una forma geométrica gira sobre un centro y se clava como un pozo, los pasos de baile elemental y cíclico y los tiros en arco de la cámara ratifican ese retorno a vivir lo mismo aun cuando hemos cambiado o cuando son otros los que lo vivirán. Hay un cuestionamiento  en Foxtrot que reevalúa las bases políticas y religiosas de un país y su gente encaramado en este drama familiar sencillo pero bien trazado que se resuelve mostrando lo que necesita sentir una nación para salir del túnel y que no es, precisamente, una ráfaga de ametralladora.

Foxtrot – 2017 – Israel, Alemania, Francia y Suiza

Dirección y guión: Samuel Maoz

Producción: Eitan Mansuri

Música: Ophir Leibovitch y Amit Poznanky

Edición: Arik Lahav Leibovich y Guy Nemesh

Reparto: Lior Ashkenazi, Sarah Adler, Yonathan Shiray, Shira Haas, Yehuda Almagor, Karin Ugowski, Ilia Grosz

Duración: 112 minutos

Notas de folklore / Pájara pinta

Etiquetas

, , , , , ,

Ronda infantil de origen español. Alzola recogió una variante cubana:

Estaba la pájara pinta
posada en su verde limón,
con el pico recoge la rama,
con la rama recoge la flor.
¡Ay, Dios, cuándo veré a mi amor!
Me arrodillo a los pies de mi amante,
me levanto fiel y constante.
Dame esta mano, dame esta otra,
dame un besito que sea de tu boca.
Este ladeó un costado,
este ladeó otro lado.
Esta un pasito alante,
esta un pasito atrás.
Esta la media vuelta,
esta la vuelta entera.
Sí, sí,
solo te quiero a ti. (1)

Una variante uruguaya varía la especie volátil:

Estando la paloma blanca
sentada sobre un verde  limón… (2)

Emilia Romero del Valle recoge una variante peruana. (3) Según Plath, juego y tonada datan probablemente de la España del siglo XVI. (4)

Tomado de:

Uno y el mismo. Notas de folklore cubano, con especial atención a sus puntos de contacto con el folklore de otros pueblos. Argelio Santiesteban. Ediciones UNIÓN. Cuba. 2013

(1) ALZOLA, CONCEPCIÓN T.: Folklore del niño cubano, 2 t. Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas, Santa Clara, 1961-1962, p.173-174

(2) CARVALHO-NETO, PAULO DE: Estudios de folklore, Editorial Universitaria, Quito, 1968, t.2, p.64

(3) ROMERO DE VALLE, EMILIA: Veinticinco ensayos de folklore, Universidad Nacional Autónoma de México, México, 1971, p.332-334

(4) PLATH, ORESTE: Aproximación Histórico-Folklórica de los Juegos de Chile. Ritos, Mitos y Tradiciones, Editorial Nascimento, Santiago de Chile, 1986, p.35

Angola. Páginas de un diario de la guerra – 84

Etiquetas

, ,

Lunes 22 de marzo 1976

Desayuné, lavé alguna ropa y con El Toro fregué el jeep que estaba bastante enfangado, después fuimos a la hidroeléctrica junto con el ingeniero que la administra. Nos la mostró toda por dentro. Bajamos unos 140 metros por dentro de la montaña, es verdaderamente una obra maravillosa y muy interesante. A esta visita fuimos Guido, Lázaro, Veliz, Roberto, Pedrito y Miguel y compramos pasta para los dientes que no teníamos. Me bañé y recogí la ropa que ya se secó.

Mañana creo que continuamos viaje hasta Santa Comba. Por la noche nos reunimos Roberto, Miguelito y yo y hablamos un rato en el hotel de Cambambe, después a dormir pues mañana partimos temprano.

Notas de folklore / Ojeras

Etiquetas

, , ,

Es creencia muy extendida que la masturbación produce ojeras.

Igual etiología se asigna al acné, a la flaquencia y a la locura.

Tomado de:

Uno y el mismo. Notas de folklore cubano, con especial atención a sus puntos de contacto con el folklore de otros pueblos. Argelio Santiesteban. Ediciones UNIÓN. Cuba. 2013

Angola. Páginas de un diario de la guerra – 83

Etiquetas

, ,

Domingo 21 de marzo 1976

Salimos de Lucala temprano, de nuevo hicimos el viaje en el Land Rover. Llegamos a Cambambe a las 9 de la mañana, este lugar me trae muchos recuerdos ya que aquí pasé los primeros días en Angola. Tomamos algunas cervezas, el resto del día transcurrió normal.

Por la noche fuimos al cine, o sea, al anfiteatro. Proyectaron una película cómica. Estando en el cine nos confirmaron la noticia de que los surafricanos habían decidido retirarse de Cunene, de esta noticia hablamos Roberto, Miguelito y yo. Esta situación siempre es favorable, por lo menos baja la preocupación y acerca un tanto el regreso.

Después nos acostamos, la noche está algo calurosa, me acuerdo de mi esposa y de las primeras cartas que le hice desde aquí.

***

Si desea leer el diario desde el inicio, clic aquí