Etiquetas

, ,

cubanos-en-angola-1989Sábado 6 de diciembre de 1975

Durante la mañana y la tarde nos hicieron el reconocimiento médico y nos vacunaron. El día anterior nos habían fotografiado y entregado la chapilla con el número de soldado que llevaríamos siempre al cuello. Antes nos recogieron nuestras pertenencias: carnets, fotos, dinero, etc. En ese momento fue que me atreví, desde que salí de casa hace cuatro días, a ver las fotos de mis hijos y mi esposa. En horas del atardecer nos trasladaron a los primeros dieciséis radiotelegrafistas para el campamento militar de La Cabaña. Al llegar allí nos entregaron ropa de civil y algunas piezas más de ropa militar, un maletín y una colcha. Fuimos a comer y después organizamos las mochilas y nos acostamos a dormir sobre las 10 y 30 de la noche. Yo tenía fiebre, el cuerpo indispuesto y la espalda me dolía muchísimo producto de la reacción de la vacuna. Hasta ese momento nos encontrábamos juntos Joaquín, Arbelo y yo. Nos acordamos de vez en cuando de Pipo, compañero que se quedó pero venía desde el mismo pueblo con nosotros. Lo recordamos porque siempre estaba haciendo chistes y es un tipo de persona especial.

Anuncios