Notas de folklore / Zapatos

Etiquetas

, , ,

En el folklore universal tienen un abultado dossier, que va desde la leyenda de Hermes y Afrodita, hasta la perdida zapatilla de Cenicienta.

// En Cuba: “Ponerlos en cruz al acostarse evita las pesadillas.”

No se regalan a la persona que uno quiere, porque “se va”. (En la Grecia moderna se propicia el retorno del amante si una bruja hace encantamientos sobre sus zapatos.) (1)

Tomado de:

Uno y el mismo. Notas de folklore cubano, con especial atención a sus puntos de contacto con el folklore de otros pueblos. Argelio Santiesteban. Ediciones UNIÓN. Cuba. 2013

(1) LEACH, MARÍA: Funk and Wagnalls Standard Dictionary of Folklore, Mythology and Legend, F & W Company, New York, 1949, p. 1008

Anuncios

Notas de folklore / Yamagua

Etiquetas

, , ,

Un mes antes de caer en combate, José Martí, deslumbrado por el monte cubano, anota acucioso en su Diario de Campaña:

Vi hoy la yaguama [sic], la hoja fénica que estanca la sangre, y con su mera sombra beneficia al herido: “machuque bien las hojas y métalas en la herida, que la sangre se seca […]” (21/4/95)

Otro de los grandes del panteón patrio, Pablo de la Torriente-Brau, recoge de boca de un guajiro guantanamero:

Este palo es la yamagua y la hoja es buena para “trancar” la sangre de las heridas… (1)

Hoy la medicina popular sigue atribuyendo a la Guarea trichiliodies la virtud curativa antes mencionada.

Tomado de:

Uno y el mismo. Notas de folklore cubano, con especial atención a sus puntos de contacto con el folklore de otros pueblos. Argelio Santiesteban. Ediciones UNIÓN. Cuba. 2013

(1) TORRIENTE-BRAU, PABLO DE LA: Aventuras del soldado desconocido cubano, Ediciones Huracán, La Habana, 1987, p. 161

Notas de folklore / Velorio

Etiquetas

, , ,

Carece del carácter festivo o semifestivo que se observa entre otros pueblos. (1)

Aquí puede haber tenido su lugar el personaje folklórico del narrador de “cuentos de relajo” en tan ceremonioso trance… siempre a espaldas de los dolientes. Para lo recoleto del velorio cubano, desde el siglo XIX, véase el gracioso comentario del viajero Goodman. (2)

El carácter de tragedia histeroide que suele tomar el velorio cubano tuvo una rarísima excepción. Según Cabrera escuchó de una informante, hubo tiempos en que “los velorios de los niños se pasaban como en una rumba”. (3)

Tomado de:

Uno y el mismo. Notas de folklore cubano, con especial atención a sus puntos de contacto con el folklore de otros pueblos. Argelio Santiesteban. Ediciones UNIÓN. Cuba. 2013

(1) KIEV, ARI: Curanderismo, J. Mortiz S.A., Ciudad México, 1972, p.87

(2) GOODMAN, WALTER: Un artista en Cuba, Consejo Nacional de Cultura, La Habana, 1965, p. 39-45

(3) CABRERA, LYDIA: El Monte, Ediciones CR. Miami, 1983, p.171

Notas de folklore / Un día de paseo…

Etiquetas

, , , , , ,

Tonada infantil. Aquí se conoce de la siguiente manera:

Un día de paseo
una señora
rompió con su sombrero
una farola.
Y al ruido del farol
salió el director.
-Dígame usted, señora,
quién ha roto ese farol.
-Dispense, director,
yo no he sido,
que ha sido mi sombrero
por atrevido.
-Si ha sido su sombrero
la multa pagará
para que otro día
sepa por dónde va.
-No quiero más sombrero
ni más capota
yo quiero una mantilla
de cuatro motas.

Según Alzola, tiene similares en España, Argentina y República Dominicana. (1)

Tomado de:

Uno y el mismo. Notas de folklore cubano, con especial atención a sus puntos de contacto con el folklore de otros pueblos. Argelio Santiesteban. Ediciones UNIÓN. Cuba. 2013

(1) ALZOLA, CONCEPCIÓN T.: Folklore del niño cubano, 2 t. Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas, Santa Clara, 1961-1962, p.99

Notas de folklore / Tabú alimentario

Etiquetas

, , , ,

Abunda entre las creencias populares. Con frecuencia se relaciona con el ron (u otras materias espirituosas), pues existe la prevención de tomarlo junto con plátano fruta, chocolate, etcétera.

Álvaro de la Iglesia se hizo eco de estas opiniones cuando aseguró que algunas de las bajas ocasionadas a los ingleses invasores de La Habana se lograron brindando a los intrusos alguna de las combinaciones descritas. Nosotros sospechamos que los refrigerios obsequiados a la soldadezca de Abemarle deben haber tenido una composición más agresiva.

// Seoane recogió diversas formas reputadas de venenosas. (1) El siguiente tabú -inaudito- vino de labios de un campesino sexagenario:

Le voy a decir una cosa un poco cochina, pero cierta; si usted quiere la anota […] Cuando uno está acostado con una mujer y le anda con la boca en el papo, no se puede tomar agua de coco hasta pasadas las tres  horas largas; si uno lo hace se cae redondo, envenenado […]

// Andrade recogió en República Dominicana algunos casos de combinaciones tabuizadas, coincidentes con las aquí reportadas. (2)

Tomado de:

Uno y el mismo. Notas de folklore cubano, con especial atención a sus puntos de contacto con el folklore de otros pueblos. Argelio Santiesteban. Ediciones UNIÓN. Cuba. 2013

(1) SEOANE, JOSÉ: El folklore médico de Cuba, Ciencias Sociales, La Habana, 1984, p. 804-809

(2) ANDRADE, MANUEL JOSÉ: Folklore de la República Dominicana, Editora de Santo Domingo S.A., Santo Domingo, 1976, p. 598