Angola. Páginas de un diario de la guerra – 58

Etiquetas

, ,

Miércoles 25 de febrero 1976

Me levanté temprano y le hice una carta a mi esposa pues Pipo se iba para Luanda en el avión y él me la llevaba. Cuando la estaba escribiendo me dijeron que tenía carta. ¡Cuál sorpresa la mía!.. pero era un error de nombre. Continué un trabajo en los mapas. Por doquier solo se escuchan conversaciones sobre la partida, todos tenemos ganas de ver a Cuba de nuevo y por ende a nuestros seres queridos.

Por la tarde cuando bajé del cuarto me encontré con Milanés y con el comandante Julio Cárdenas, ambos compañeros de cuando yo estaba en el servicio. Hablamos muchísimo. Me contó que vinieron el día 16 de este mes y que Cuba está riquísima.

Después de comida el toro tocó guitarra y cantó algunas canciones mexicanas, jugamos a las cartas y después, a dormir.

Anuncios

Notas de folfklore / Madera (tocar)

Etiquetas

, , , , ,

Práctica supersticiosa con la cual se pretende neutralizar el daño ocasionado (tabú verbal) por la mención de lo que nos es caro: “Todos mis hijos están bien… déjame tocar madera.” Es usanza bien conocida en Cuba, como ya atestiguara Menéndez Villoch. (1) Consúltese también a Seoane. (2)

Hasta tal punto se ha extendido dicha costumbre que la Iglesia tuvo que pronunciarse expresamente contra ella. (3)

Jaramillo dejó constancia de la vigencia de este uso en Colombia. (4)

// Algunos – los menos-, en Cuba, “tocan hierro”, como también se hace en España. (5)

Tomado de:

Uno y el mismo. Notas de folklore cubano, con especial atención a sus puntos de contacto con el folklore de otros pueblos. Argelio Santiesteban. Ediciones UNIÓN. Cuba. 2013

(1) MENÉNDEZ VILLOCH: La ignorancia, Editorial Mundo Masónico, La Habana, 1959, p.9

(2) SEOANE, JOSÉ: El folklore médico de Cuba, Ciencias Sociales, La Habana, 1984, p.39

(3) PARETO, VILFREDO: The Mind and Society, Harcourt, Brace and Co., New York, 1942, t.2, p.571

(4) JARAMILLO LONDOÑO, AGUSTÍN: Testamento del paisa, Editorial Bedout, Medellín, 1967, p.252

(5) FRAZER, SIR JAMES GEORGE: La rama dorada, 2t, Ciencias Sociales, La Habana, 1972, nota en p.269 y 547

Angola. Páginas de un diario de la guerra – 57

Etiquetas

, ,

Martes 24 de febrero 1976

Nos levantamos temprano, desayunamos y después me puse a organizar la oficina secreta del Regimiento. De la O fue a un reconocimiento en el helicóptero. Cuando regresamos de buscar los plátanos a Lázaro le dieron dos cartas, se puso contento.

La tarde transcurrió normal. Por la noche fui a ver a Pipo que ya lo trajeron, tiene una herida en la cara, también en los brazos y en la espalda. Estuvimos hablando un largo rato. Me dijo que el mismo día de la explosión de la mina recibió tres cartas de su esposa desde Santa Clara, dice están todos bien.

Fui a acostarme. Lázaro, Orlando y el Toro juegan a las cartas mientras Acuña está cogiendo fresco en el portal. Mañana viene de nuevo el avión de Negage, ojalá y traiga carta para mí.

***

Si desea leer el diario desde el inicio, clic aquí

Notas de folklore / Llantén

Etiquetas

, , , , ,

Se trata de la especie Plantago major L.

Seoane (1) registra su utilización en la medicina popular contra más de una docena de síntomas.

El llantén está en la farmacopea del paisa colombiano. (2)

Al igual que en Cuba, en Costa Rica se prescribe en trastornos oculares (3)

Tomado de:

Uno y el mismo. Notas de folklore cubano, con especial atención a sus puntos de contacto con el folklore de otros pueblos. Argelio Santiesteban. Ediciones UNIÓN. Cuba. 2013

(1) SEOANE, JOSÉ: El folklore médico de Cuba, Ciencias Sociales, La Habana, 1984, p.866

(2) JARAMILLO LONDOÑO, AGUSTÍN: Testamento del paisa, Editorial Bedout, Medellín, 1967, p.218

(3) RAMÍREZ SÁIZAR, J: Folclor costarricense, Imprenta Nacional, San José, 1979, p.92

Angola. Páginas de un diario de la guerra – 56

Etiquetas

, ,

Lunes 23 de febrero 1976

Después del desayuno trabajé con Guido y De la O en los mapas que hay que presentar a la Comandancia del frente. Descifré algunos radios y más tarde me puse a lavar ropa, tengo tremenda cagazón.

La tarde transcurrió normal. Se escucharon algunos disparos, eran los nuestros que le hicieron fuego a uno que trató de huir. Comenzó a llover, hablamos un rato en el cuarto del regreso, esa conversación es siempre grata. Estamos Lázaro, Orlando, Meléndez, un compañero nuevo que estaba con la tropa del comandante Vega y viene a trabajar con nosotros. Melendez es del ejército de Oriente. Después de comida estuve trabajando hasta tarde en la noche con Guido en la confección de los mapas. Antes había llovido y al acostarme tenía toda la cama mojada. Como es costumbre, pienso mucho en mi esposa y mis hijitos, deseo tanto volver a verlos. ¡Qué día tan feliz me espera!