Angola. Páginas de un diario de la guerra – 50

Etiquetas

, ,

Lunes 16 de febrero 1976

La noche está muy fría y durante la madrugada llovió. La mañana sigue fría. Salí con el comandante, Acuña y el mayor Capote a dar un recorrido por las distintas unidades. Nos encontramos en la pista con el jefe del pelotón de tanques que nos acompañó durante nuestra ofensiva de Camabatela a Ambrizete. Nos contó cómo fue la pérdida del tanque que se explotó con la mina y la muerte del compañero Juan, que lo conducía. Fue trágica, más vale no reflejarla en estas líneas. Basta con el dolor de su muerte.

Ramón (El Toro) regresó al mediodía. Hacía día y medio que faltaba pues había ido cerca de Negage en busca de reses. Al llegar se le preguntó por qué había tardado tanto y respondió que al venir los nativos les informaron de una emboscada que tenía puesta el enemigo. Regresaron a Damba con el camión y regresaron acompañados de un tanque. Ese mismo camino lo cruzamos nosotros hace dos días en el jeep.

Al pasar unos camiones de infantería vi de nuevo a Pipo, regresaba de una emboscada.

La ciudad de San Salvador fue tomada ayer a la una de la tarde. Comencé a sentirme mal por la noche, casi ni comí. El médico me dio dos aspirinas y me acosté en la cabina del camión de Lázaro.

***

El diario conserva en este punto la siguiente esquela:

Anuncios

The Farthest: lo vasto y lo que somos

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El 20 de agosto de 1977 un cohete Titán-Centauro despegó desde Cabo Cañaveral y otro lo haría dieciséis días después. El primero llevaba la sonda Voyager 2 y el segundo la Voyager 1 con una misión muy especial: estudiar los planetas exteriores del sistema solar. Anteriormente, las sondas Pioneer 10 y Pioneer 11 habían abierto ese camino pero ahora se trataba de algo mucho más ambicioso.

El proyecto pretendía aprovechar la asistencia gravitacional al acercarse lo suficiente para absorver parte de la velocidad orbital de cada uno de ellos, algo así como saltar con empuje de uno al otro. Esa intrepidez podía planearse por una alineación que ocurre solo cada 176 años.  Los científicos de la NASA habían corrido a presentar su propuesta al presidente Nixon y este les dijo que hicieran dos planetas: Júpiter y Saturno. Regresaron con esa autorización pero mantuvieron la intención y el secreto de alcanzar también Urano y Neptuno. Así empieza The Farthest, el fantástico documental de Emer Reynolds, que narra toda la epopeya que fue la preparación, el lanzamiento y luego la recepción de los datos del viaje de estas dos sondas.

Antes de las Voyager, el conocimiento sobre nuestros mayores compañeros en el sistema solar era muy vago. ¿Cómo eran sus atmósferas y sus lunas? Se sabía que eran gigantes gaseosos, cuáles eran sus satélites principales pero no mucho más que eso. Era muy difícil captar más información a través del lente de los telescopios, así que esta era la oportunidad de recibir información única. Los despegues fueron tensos y casi milagrosos y prácticamente solo quedaba esperar para ver si las sondas eran capaces de soportar lo previsto y lo imprevisto. En enero de 1979 la Voyager 1, a pesar de haber sido lanzada después, llega al encuentro de Júpiter y empieza a enviar cada 45 segundos la mejor imagen que hasta ese momento teníamos  de él. Los privilegiados que estaban en aquella sala de recepción podían, en tiempo real, ver y vivir esa experiencia única pues no existía toda la infraestructura de internet, televisión y transmisión de datos que tenemos hoy.

Júpiter brindó varias sorpresas y sus satélites Europa y Io rompieron la creencia de que las lunas seguramente serían aburridas y comunes. Reveladora la anécdota contada por Linda Morabito al encontrar un suceso espectacular en Io y confesar que antes de saber qué era ya estaba segura que era algo que nunca se había visto y luego ese orgullo simple pero al mismo tiempo cierto, de que fue la primera persona en ver evidencia de algo que hasta ese momento sólo era atribuido a La Tierra en nuestro sistema solar. O la responsabilidad que le estaban poniendo encima a Candy Hansen-Koharcheck porque había roto la cámara cuando se trataba en realidad de otro hito fotográfico y científico. Esos detalles hicieron sentir a los creadores de esta epopeya que los resultados iban a ser sencillamente, sensacionales.

En Saturno, la Voyager 1 se despidió de los planetas para seguir su rumbo al infinito mientras la Voyager 2 la relevaba pasando muy cerca de los conocidos anillos. Urano, ese desconocido total hasta ese instante, con su extraña manera de ser y estar, provocó que hubiese que dejar sus lunas más grandes para aprovechar su velocidad orbital y alcanzar Neptuno, pasando muy cerca de Miranda, una luna menor, pero ese azar deslumbró ante lo inusual de este satélite que hubiese sido obviado en otro caso. Lamentable e irónicamente el día de la conferencia final sobre los descubrimientos en Urano coincidió con la tragedia del Challenger y en la memoria de todos quedaban las imágenes del planeta que iba de pasada con la explosión del transbordador. Luego Neptuno traería nuevas y agradables sorpresas que harían entender que la batalla científica tiene momentos de profunda tristeza y momentos de júbilo rotundo.

El impacto de The Farthest es el conjunto de emociones que reviven los que lo cuentan, que fueron los mismos científicos que lograron esta proeza hace 40 años y todos son ancianos, sin embargo, otra vez lloran, ríen, se asombran, se asustan, demostrando que la ciencia no es un terreno libre de los más genuinos sentimientos y al hacerlo tan abierta y sinceramente, conmueve. Aunque el tema son dos sondas que están viajando en el vacío resultado de la más grande misión espacial alguna vez intentada, el tema también somos nosotros. Las Voyager cargan con un disco de gramófono hecho de oro con sonidos e imágenes de la diversidad de la vida en nuestro planeta. Fotos, música y saludos en 55 idiomas viajan ahí. Cuando nuestro Sol se convierta en una gigante roja y absorva lo que quede de la Tierra, si bien antes no la destruímos nosotros o si ella está desolada porque los humanos la hicieron inhabitable, todavía estarán por ahí, volando, llevando la prueba de que alguna vez ocupamos un lugar en lo insondable. No le preguntaría a nadie si le interesa la astronomía para sugerirle este documental, le preguntaría si le interesa la poesía.

The Farthest – 2017 – Irlanda

Guión y dirección: Emer Reynolds

Con declaraciones de: Frank Drake, Carolyn Porco, John Casani, Lawrence Krauss, Timothy Ferris, Edward Stone, Nick Sagan, Larry Soderblom, Charley Kohlhase, Fran Bagenal, James F. Bell, Frank Locatell, Suzanne Dodd, Jon Lomberg, Heidi Hammel, Candy Hansen, Andrew Ingersoll, Dave Linick, Fernando Peralta, Linda J. Spilker, Tom Spilker, Janet Sternberg, Amahl Drake

Notas de folklore / Ebó o ebbó

Etiquetas

, , , , ,

Ofrenda a los dioses; antídoto del daño, antimaleficio. (Ver en Câmara Cascudo -artículo correspondiente de su diccionario- una definición brasileña no coincidente con el concepto cubano: “Ebó significa também o feitiço, o cousa-feita, muamba o despacho”). (1)

Tomado de:

Uno y el mismo. Notas de folklore cubano, con especial atención a sus puntos de contacto con el folklore de otros pueblos. Argelio Santiesteban. Ediciones UNIÓN. Cuba. 2013

(1) CÂMARA CASCUDO, LUÍS DA: Diccionario do Folklore Brasileiro, Ministerio de Educación y Cultura, Río de Janeiro, 1954

Angola. Páginas de un diario de la guerra – 49

Etiquetas

, ,

Domingo 15 de febrero 1976

Me levanté, desayuné con un poco de café y fui para el equipo. La mañana está fría y con mucha neblina. Alrededor de las 10 de la mañana se recibió la noticia de que debíamos trasladarnos hasta Maquela do Zongo, pueblo situado a solo 30 kms de la frontera con Zaire. Salimos después de almuerzo. Al llegar nos instalamos en una casa. Acuña y yo colocamos la antena del equipo de una que ya estaba instalada y que había sido abandonada por el enemigo. Aquí tampoco hay agua ni luz.

Maquela es un pueblecito parecido a Songo, bonito y de buenas construcciones. Sus calles son anchas y de tierra y está rodeado de árboles por todas partes.

Las noticias son satisfactorias en todos los frentes, ojalá y sean ciertas, eso acerca un tanto el regreso a nuestra Patria y a la alegría inmensa de reencontrarnos con nuestros seres queridos. Hice la guardia en el equipo que se encuentra en el jeep que está debajo de una mata de mangos, muy cerca de la Jefatura.

Como es costumbre, el pensar en mi esposa y mis hijos no puede faltar. Sigo sin recibir cartas.

Notas de folklore / Dar parte a la autoridad

Etiquetas

, , ,

Cuento “de relajo” muy difundido en Cuba. Un borracho defeca ante la puerta de una casa cuyo ocupante lo soprende en plena evacuación y le increpa: “¡Voy a dar parte a la autoridad!” El curda, impertérrito, le responde: “A mí, como si se la da toda.”

Este mismo cuento se escucha en Colombia. (1)

Tomado de:

Uno y el mismo. Notas de folklore cubano, con especial atención a sus puntos de contacto con el folklore de otros pueblos. Argelio Santiesteban. Ediciones UNIÓN. Cuba. 2013

(1) JARAMILLO LONDOÑO, AGUSTÍN: Testamento del paisa, Editorial Bedout, Medellín, 1967, p.80