Etiquetas

, ,

Martes 9 de marzo 1976

Me levanté temprano pues Guido me despertó para que hiciera un trabajo que De la O tenía que llevarse para la frontera. Después conversé con Miguelito el de comunicaciones varias horas, tiene una conversación agradable, además, se ve que es un gran compañero.

Hablamos de todo. Del regreso, de la familia y de las experiencias de esta misión.

Hoy se cumplen ocho años de uno de los días más felices de mi vida, el día que me casé con mi esposa. La recuerdo más que nunca y de veras reconozco que esa ha sido una de las mejores cosas que he hecho en la vida. Le deseo felicidad y poder hacerla muy feliz muy pronto. La quiero cada día más, sé que es buena esposa y una gran mujer en todos los órdenes. Por la tarde le hice unas letras.

Laudelio y otros compañeros salieron a una misión por la tarde, regresaron después de haber capturado a tres miembros del FNLA que ofrecieron alguna resistencia, uno de ellos murió. Aunque la guerra por esta zona parece acabada existen algunos de esos elementos regados por ahí y los campesinos los denuncian.

La luz se fue temprano ya que se acabó el petróleo, nos acostamos a las 9 y media, la noche está muy fresca. El recuerdo de mi esposa y mis hijitos me hace pensar en cosas agradables y tristes a la vez.

***

Si desea leer el diario desde el inicio, clic aquí